lunes, 25 de julio de 2011

Meridiano de sangre


Ya comentada en este mismo espacio, en su versión original: Blood Meridian, nunca será demasiado insistir sobre la cardinalidad de esta novela, odisea gore postmodernista, por excelencia:


Meridiano de sangre de Cormac McCarthy


Ubicada a mediados del siglo XIX, la novela narra las correrías del ejército de mercenarios de Jonhn Joel Glanton a lo largo de la frontera México-estadounidense. A través de un ejercicio de escritura que por momentos parece un largo poema en prosa gracias a su radicalidad inter textual, McCarthy genera una trama despiadadamente realista cuyo eje gira en torno a una pregunta que por siglos ha apabullado lo mismo a la teología que a la sociología y a la psicología: ¿cuál es el origen del mal en el hombre?

Lingüísticamente exuberante, epopéyica y descarnada, la obra desgaja dicha pregunta a través de sendas filosóficas, a un tiempo inquietantes y seductoras, gracias a las cuales, como en un espejo fragmentado, paulatinamente vemos el rostro de nuestra humanidad profunda: más semejante a una bestia que a una musa.
Ultraviolenta, teológica, poética y trepidante, la esmeralda de McCarthy es, sin más, una de las mejores novelas escritas durante el siglo XX. Gore metafísico impresicindible para todos aquellos que deseen acceder a las más altas letras que se hayan logrado en nuestros tiempos, exige sólo un par de cosas: un estómago a prueba de fuego y absoluta temeridad ante un uso tan erudito y exquisito de la lengua inglesa, perfectamente rsguardado por la adaptación castellana de Luis Murillo Fort.

*Cormac McCarthy, Meridiano de sangre, Debate, Madrid, 2001 (hay reedición 2009), 405 pp.

No hay comentarios: